Dr. Joaquim Suñol · Cirugia Plastica Estetica · Barcelona
Dr. Joaquim Suñol · Cirugia Plastica Estetica · Barcelona

Información sobre la Toxina Botulínica Tipo A

En Cirugía Plástica Estética, los tratamientos con inyecciones de toxina botulínica se suelen utilizar para tratar las arrugas de la frente y del entrecejo y las hiperhidrosis o exceso de sudoracion de manos y axilas.

El Dr. Joaquim Suñol efectúa los tratamientos con toxina botulínica en su consulta, de manera ambulatoria y no requieren ingreso en la Clínica. El efecto tarda en aparecer un día o dos y en raras ocasiones, después de del tratamiento, pueden aparecer pequeños moratones, que se solucionan a los pocos días. Pueden ser necesaria una sesión de refuerzo a la semana siguiente.

En el tratamiento no quirúrgico del Exceso de Sudoración (Hiperhidrosis) de las axilas y manos, el uso de toxina botulínica permite corregir esta alteración durante unos meses, mejorando en gran medida la calidad de vida de los pacientes.

Lugares comunes de Aplicación Cómo Funciona
Botox Vistabel Dr. Joaquim Suñol Cirugia Plastica Estetica Barcelona
Botox Vistabel Dr. Joaquim Suñol Cirugia Plastica Estetica Barcelona
Botox Vistabel Dr. Joaquim Suñol Cirugia Plastica Estetica Barcelona
Botox Vistabel Dr. Joaquim Suñol Cirugia Plastica Estetica Barcelona

La publicidad al público en general de cualquier medicamento de prescripcion (Botox, Vistabel, Dysport y Neuroblock son los nombres comerciales de la Toxina Botulínica tipo A autorizados en España, y son medicamentos de prescripción) es una actividad prohibida por la legislación, de acuerdo con la siguiente normativa:

  • Ley de Garantías y Uso Racional de los Medicamentos y Productos Sanitarios.
  • Ley General de Publicidad.
  • Real Decreto 1416/1994 que regula la publicidad de los medicamentos de uso humano.

El Dr. Joaquim Suñol desea cumplir en todo momento con el ordenamiento jurídico, por lo que no incluye publicidad alguna en esta web sobre los medicamentos que contienen Toxina botulínica Tipo A.

La información que sigue ha sido elaborada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS)

La toxina botulínica es una neurotoxina, elaborada por la bacteria Clostridium botulinum, que actúa impidiendo la liberación de acetilcolina en las uniones neuromusculares o en otras uniones colinérgicas y produce una denervación parcial reversible de los músculos donde se inyecta o de las glándulas ecrinas.

Existen cuatro medicamentos autorizados en España con toxina botulínica: Botox®, Dysport®, NeuroBloc® y Vistabel®.

NeuroBloc® sólo está indicado para el tratamiento de la distonía cervical (torticolis).
Vistabel® sólo está indicado para uso en estética (para el tratamiento de las arrugas del entrecejo).
Botox® y Dysport® están indicados en adultos para el tratamiento de blefarospasmo, espasmo hemifacial, tortícolis espasmódica, en pacientes que han sufrido un accidente vascular cerebral (ictus) para la espasticidad del brazo y de la pierna (Dysport®) o de la muñeca y de la mano (Botox®) y para el tratamiento de la espasticidad en niños con parálisis cerebral. Botox® además está autorizado para ser utilizado en el tratamiento de la hiperhidrosis primaria severa y persistente de la axila.

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) desea además informar a los profesionales sanitarios sobre nuevos datos de seguridad en relación con los medicamentos que contienen toxina botulínica y la aparición de reacciones adversas graves relacionadas con la diseminación de la toxina botulínica a lugares distantes del lugar de administración.

El grupo de trabajo de Farmacovigilancia (PhVWP) de la Agencia Europea de Medicamentos (EMEA) ha revisado los datos disponibles sobre el riesgo de aparición de efectos adversos graves debidos a la diseminación de la toxina botulínica. Se han notificado casos graves de debilidad muscular, disfagia o neumonía por aspiración, supuestamente relacionados con la diseminación de la toxina botulínica tras el uso de medicamentos que la contienen. Algunos casos tuvieron un desenlace mortal. Hasta el momento en el Sistema Español de Farmacovigilancia se han recibido 12 notificaciones de casos graves relacionados con medicamentos que contienen toxina botulínica. Ocho de estos pacientes tuvieron uno o varios de los siguientes síntomas relacionados con la diseminación de la toxina: disfagia (5), debilidad muscular (6) y neumonía (2). Del total de casos graves seis ocurrieron en niños menores de 13 años, uno de ellos tuvo un desenlace mortal (*Ref:1).

Los pacientes con trastornos neurológicos subyacentes o con dificultades para deglutir presentan un mayor riesgo de sufrir estas reacciones adversas, por lo que en estos pacientes solo debería administrase toxina botulínica después de una cuidadosa valoración del balance beneficio/riesgo en cada caso individual, prestando especial atención a la vigilancia de estos pacientes tras la administración. Se extremarán las precauciones en pacientes con antecedentes de disfagia o aspiración. En caso de utilizarse para la indicación estética (Vistabel®) no se recomienda su administración en pacientes con estos antecedentes.

Tomando como base las recomendaciones del PhVWP, la AEMPS, de forma coordinada con otras Agencias Reguladoras Europeas, desea recomendar a los profesionales sanitarios los siguientes aspectos:

Los medicamentos a base de toxina botulínica sólo deben ser administrados por médicos con la experiencia suficiente, incluyendo el uso del equipo necesario.

Debe informarse a los pacientes o a sus cuidadores sobre el riesgo de diseminación de la toxina y advertirles que soliciten asistencia médica de inmediato si aparecen trastornos respiratorios, del habla o de la deglución.

Las unidades de toxina botulínica no son intercambiables entre los distintos medicamentos.

Deben seguirse las técnicas de administración recomendadas y las instrucciones posológicas específicas de cada medicamento e indicación (incluida la recomendación de usar la dosis mínima eficaz y la de ajustarla teniendo en cuenta las necesidades individuales).

Se puede obtener información más detallada en las fichas técnicas actualizadas de: Botox®, Dysport® y Vistabel ®. Todas ellas se podrán consultar en la página web de la AEMPS.

Finalmente se recuerda la importancia de notificar todas las sospechas de reacciones adversas al Centro Autonómico de Farmacovigilancia correspondiente.

1 - Beseler-Soto B, Sanchez-Palomares M, Santos-Serrano L, et al. Iatrogenic botulism: a complication to be taken into account in the treatment of child spasticity. Rev Neurol. 2003; 37(5):444-6.


Dr. Joaquim Suñol - Facebook Dr. Joaquim Suñol - Twitter Dr. Joaquim Suñol - Linkedin Dr. Joaquim Suñol - Google+